En artículos anteriores ya hemos abordado el tema de la financiación de operaciones internacionales. Continuando en esta misma línea, en esta ocasión queremos hablar de las opciones específicas de financiación con las que cuentan las empresas a la hora de planificar sus exportaciones. Dependiendo del tipo de operación, plazo, importe, divisa, comprador, situación de riesgo-país, etc., cambiará la fórmula financiera más adecuada en cada circunstancia.

Recursos para la Financiación de las Exportaciones

Prefinanciación de operaciones en curso de fabricación.

Postfinanciación de operaciones ya realizadas:

  • Anticipo de facturas sobre el exterior.
  • Cobro anticipado de Remesas de exportación (Financiación de cobros mediante recibos, cheques o transferencias.
  • Cobro anticipado de cartas de crédito de exportación.
  • Anticipo sin recurso contra el cedente de instrumentos de crédito pagaderos a plazo (efectos, pagarés, créditos documentarios, cobranzas, etc.) sin consumir sus líneas de crédito bancario.

Negociación de Cartas de Crédito irrevocables “transferibles”: Gestión personalizada de esta operativa.

Financiar Exportaciones

Forfaiting: financiar exportaciones

El Forfaiting es una fórmula de financiación mediante la que la entidad financiera compra letras de cambio aceptadas, créditos documentarios u otras promesas de pago, renunciando el adquiriente de estos efectos a cualquier derecho o demanda frente al exportador y los anteriores titulares. Vista desde la perspectiva del exportador, la operación es sólo una venta en firme a la entidad financiera de los instrumentos de crédito librados a cargo del importador extranjero.

Esta posibilidad financiera se revela como especialmente atractiva en el caso de exportaciones a países emergentes o en vías de desarrollo (con un acusado perfil de riesgo), y en particular, cuando las circunstancias o las características de la operación impidan o desaconsejen utilizar el sistema de Crédito a la Exportación con Apoyo Oficial.

El forfaiting ofrece al exportador múltiples ventajas, entre las que cabe destacar las siguientes:

Ventajas en riesgos

  • Mediante la venta en firme de sus créditos, el exportador se libera automáticamente de todos los riesgos implícitos en la operación (comerciales, políticos, de cambio y de interés).

Ventajas financieras:

  • Mayor liquidez del activo (cobro al contado de operaciones aplazadas) sin consumir las líneas de crédito bancario disponibles.
  • Posibilidad de transferir al importador extranjero, total o parcialmente, el coste financiero de la operación.
  • Mejora de la cuenta de resultados, ya que la ausencia de riesgos hace innecesaria la dotación de las correspondientes provisiones.

Ventajas comerciales:

  • Permite ofrecer financiación a medio/largo plazo, a tipo fijo y, en su caso, con un periodo de carencia, para el 100% de la operación comercial.
  • Posibilita la financiación de las operaciones cualquiera que sea el tipo de mercancía exportada y su país de origen.
  • Permite adoptar estrategias comerciales mucho más agresivas en la apertura o mantenimiento de mercados emergentes (y por tanto de mayor riesgo), sin necesidad de asegurar el crédito concedido, con el consiguiente ahorro en concepto de primas.

Ventajas operativas:

  • Flexibilidad y rapidez de instrumentación.

Factoring de Exportación

Más que un instrumento de financiación exclusivamente, el factoring de exportación es en realidad un conjunto de servicios administrativos y financieros basado en la cesión sistemática por el exportador de los créditos comerciales concedidos a sus clientes en el exterior.

Mediante la cesión el exportador puede desentenderse de la correspondiente gestión de cobro, protegerse contra el riesgo de insolvencia de los compradores y anticipar los importes aplazados. Por sus características, el factoring de exportación es un instrumento concebido para gestionar el cobro y financiar exportaciones en firme, repetitivas, pagaderas a corto plazo y realizadas a empresas extranjeras que sean clientes habituales.

Ventaja para el exportador:

  • Eliminación total del riesgo de insolvencia de los compradores, que son previamente clasificados para garantizar la cobertura total de los créditos que vayan a ser cedidos a la entidad financiera en el futuro.
  • Financiación inmediata y sin otro límite que el volumen de facturación cedido y pendiente de cobro.
  • Ahorro de los costes asociados al seguimiento y control del crédito concedido a la clientela en el exterior.
  • Mayor liquidez del activo por el cobro anticipado de las operaciones aplazadas que, al ser cedidas, desaparecen como tales de su balance.
  • Rapidez y flexibilidad operativa, ya que no se manejan medios de pago que exijan documentación específica.
  • No consume líneas de crédito bancario.
  • Obtención de liquidez inmediata.
  • Analiza y clasifica a sus clientes.
  • Gestiona el cobro de sus facturas.

Ventajas para el importador:

  • Aparte de no tener que aportar garantías para cada operación, beneficiándose así del ahorro que esto implica, no efectúa sus pagos contra documentos, sino contra recepción de la mercancía en regla.
¿NECESITAS ASESORAMIENTO FINANCIERO PARA TUS EXPORTACIONES?